Es curiosa la perspectiva que tenemos de la vida cuando somos pequeños. Cuando todavía no hemos sido contaminados por nada, ni por nadie. Cuando somos pura expresión y emoción universal. Cuando sentimos sin entender.